Dispositivos robustos en los Servicios de campo

En un mundo lleno de dispositivos de consumo, es fácil pensar que la tecnología robusta podría ser superada por sus primos de consumo menos costosos, pero los ahorros a corto plazo no siempre se traducen en valor a largo plazo.

Si tuviéramos que definir qué es el servicio de campo (y tiene muchas definiciones), entonces podríamos estar de acuerdo en que es algo que no (necesariamente) tiene lugar en una oficina agradable, cálida y segura donde florecen los iPads y los elegantes teléfonos inteligentes. Incluso podríamos aceptar que normalmente es el desarrollo de una labor al aire libre y la labor puede depender de las condiciones ambientales en las que se desarrolla.

Reflexionemos también sobre el impacto que tiene el servicio de campo. No creo que sea demasiado controvertido decir que las empresas dependen de un servicio de calidad. Mantener la fluidez en los procesos y, en pocas palabras, mantener los ingresos también. Hoy en día, brindar un servicio de campo eficiente es primordial y es una eficiencia impulsada y potenciada por la tecnología: tecnología robusta, profesional e industrial.

En una era de servilización, donde el activo ya no es lo más importante, los modelos de negocios se crean a través de contratos centrados en el cliente a largo plazo vinculados a un producto en evolución. Una oferta de servicios efectiva crea el marco para ese producto. Las claves aquí son las herramientas que permiten a los ingenieros realizar su trabajo, herramientas que no deben fallar. Busque entonces, dispositivos robustos: Smartphones inteligentes, tabletas y ordenadores portátiles. Hardware robusto, resistente e industrial que empodere a un empleado. Pero en el mar de opciones resistentes que existen, ¿cómo elegimos el dispositivo adecuado para nuestras necesidades y, en última instancia, establezcamos que es adecuado para nuestro propósito?

Tabla de significado del Índice de Protección (IP)

El sector ha sido bendecido con una gama de soluciones de software basadas en la nube. La programación de trabajos, los detalles del cliente y los datos del equipo se pueden acceder en una tableta o Smartphone, pero ¿su teléfono robusto elegido puede manejar estos requisitos de software y otras aplicaciones específicas de la industria? ¿El procesador y la memoria pueden manejar varias aplicaciones requeridas a la vez? La facilidad de uso es también otro factor a tener en cuenta.

Podríamos estar acostumbrados a la plataforma Android o iOS desde nuestros propios dispositivos personales, pero los aspectos técnicos difieren ligeramente en términos de servicio de campo. Además, como cualquier software basado en la nube, las aplicaciones también pueden ser vulnerables a ataques cibernéticos y violaciones de datos. Se recomienda buscar protección, y no se olvide de considerar la duración de la batería.

Los ingenieros de servicio también pueden pasar días sin cargar su dispositivo. Afortunadamente, muchos dispositivos resistentes, a diferencia de los dispositivos de consumo, tienen baterías extraíbles, por lo que los repuestos se pueden transportar para garantizar que siempre haya energía disponible. Los ingenieros a menudo están expuestos a los elementos, por lo que los dispositivos deben funcionar en todos los climas y sus extremos. La lluvia es algo que se da en la mayoría de los países, y mojar una compleja pieza de tecnología puede provocar fallos de funcionamiento muy rápidamente. Sin embargo, un ingeniero quiere centrarse en el trabajo en cuestión en lugar de preocuparse por mantener un iPad seco. El brillo de la pantalla también puede ser un problema frustrante para los ingenieros que trabajan bajo la luz del sol. ¿Y qué hay de la resistencia a las caídas de un dispositivo?

Seamos honestos, los ingenieros llevan a cabo reparaciones y mantenimiento en los entornos más agrestes, inhóspitos e incómodos. Es inevitable que se produzca una caída del hardware en algún momento. Afortunadamente, los fabricantes robustos son conocedores de estas demandas. Las pantallas ahora vienen con una protección resistente a prueba de agua, y con mayor sensibilidad lumínica, lo que tranquiliza a los ingenieros de que su dispositivo no mostrará debilidades independientemente de la temperatura ambiente que se encuentre. Las carcasas más resistentes ofrecen protección contra caídas en altura, los fabricantes de dispositivos robustos que prueban sistemáticamente los productos y sus componentes para determinar su solidez.

Perdonad la tendencia de este artículo para la comparación y la configuración de la escena, pero cuando mencionamos robustez, la palabra va unida al operario, nunca ha estado tan cerca una necesidad de un usuario. La tecnología de nuestro Smartphone inteligente que nunca se aparta de nosotros y nos mantiene conectados con el mundo no puede fallar. La tableta personal que se encuentra en el sofá de la sala de estar fue escogida para toda la familia, para jugar, buscar recetas o reservar un vuelo ahora es omnipresente como el control remoto del televisor. Los dispositivos inteligentes ahora juegan un papel fundamental en nuestra vida diaria profesional y deben de estar preparados para todos los escenarios.

Sin embargo, cuando se trata de invertir en dispositivos robustos, nuestros requisitos serán diferentes a los de cuando visitamos tiendas de telefonía. Principalmente, las decisiones se toman con un caso de negocio en mente. Las unidades portátiles, fuertes, resistentes a la intemperie e intuitivas son los factores tangibles clave que vale la pena considerar, pero ¿qué hay de su ROI? Al profundizar, es útil comparar los mercados robustos y de consumo.

Actualmente ambos mercados, industrial y consumo, intentan acercarse aceptando cierta convergencia de características técnicas, pero nada más lejos de la realidad, se mantiene la gran diferencia entre ambos sectores, las líneas de diferenciación siguen siendo obvias. Un profesional necesita un equipo profesional que le garantice el poder realizar su trabajo de forma integral y sin problemas, por su parte una adolescente o un padre de familia en el salón de su casa tiene otras necesidades que quedan muy alejadas de un dispositivo industrial y robusto.

Las líneas de decisión se vuelven más nítidas a medida que el dispositivo robusto integra el marco de Android como una plataforma operativa e industrial. Como consumidores, tendemos a actualizar nuestros teléfonos cada 12 a 18 meses. Sin embargo, la tecnología robusta puede durar hasta más de 36. Es un marco de tiempo (y un mercado) que los fabricantes de consumo como Samsung y Apple no mantienen. Estudios de las consultoras más importantes estiman que solo uno de cada cinco modelos de dispositivo de consumo dura en el mercado más de 24 meses y ninguno de ellos tiene una presencia real en el mercado superior a los 36 meses.

Si bien el argumento del consumidor sobre el servicio de campo robusto se está convirtiendo en uno muy válido, este último tiene una ventaja financiera distinta al comparar los ahorros obtenidos a través del Costo Total de Propiedad (TCO). El TCO es una estimación de todos los costos directos e indirectos involucrados en la adquisición y operación de un producto o sistema a lo largo de su vida útil, y es una fórmula que los fabricantes de productos resistentes a menudo tienen ante sus homólogos de los consumidores.

En general, una unidad robusta durará más que un dispositivo basado en el consumidor y volverá a los pensamientos de apertura de este artículo, cualquier tiempo de inactividad en el servicio es un costo enorme, que perjudica a las empresas de manera económica y, por supuesto, financiera. La tecnología robusta siempre durará más, lo que es fundamental para un sector que depende en gran medida de la fiabilidad, razón por la cual los responsables TI de la empresa deliberadamente tienden a un acercamiento más industrial, robusto y duradero en el tiempo..

Al igual que todas las adopciones de nueva tecnología, la elección de la solución adecuada para los requisitos de su equipo es primordial. Los proveedores de soluciones robustas deben poder entender lo que necesita y por qué lo necesita, adaptando un producto para que se adapte a sus necesidades. Y aquí está la clave: su ingeniero, su operario de campo, es vital capacitarlo para que lleve a cabo sus tareas lo mejor que pueda. Haga sol, llueva o caiga la nieve.

 

Los comentarios están cerrados.